Kyress (4)

Kyress (4)
3.5 (70%) 6 votos

—¿Y para qué me iba a hacer falta?

—Nunca se sabe. Podrías encontrarte con cualquier cosa.

Llevaban toda la tarde hablando, a veces sentados en el colchón, en otras ocasiones aprovechando el espacio libre de la habitación para que él pudiera desarrollar sus demostraciones.

—Pero la primera vez que nos vimos dijiste que podrías ayudarme con mis notas —Trierne se sentó con desgana sobre la cama—. No creo que nada de lo que me has enseñado me vaya a servir con eso.

—Cierto, tienes razón —concedió él—. Pero tú me dijiste a mí que antes de creer en lo… paranormal, deberías experimentarlo. ¿Crees ahora?

—O eso o eres un mago cojonudo.

—Gracias —sonrió—, pero no soy mago. Trierne —se acercó y cogió sus manos entre las suyas—, para seguir con esto, debo saber, tener la certeza, de que eres consciente de que todo esto es real y no una mera ilusión.

Ella, que no había rehuido su contacto, permaneció pensativa un rato. Eran muchas y muy diferentes cosas las que había visto en aquella casa, algunas incluso las había sentido en sí misma. Todo era muy raro, demasiado raro, pero había ocurrido de verdad, delante de sus narices.

—Vale, creo. Creo en todo esto.

Él la miró a los ojos, tratando de hallar confirmación a sus palabras. La encontró.

—Entonces… ha llegado el momento de dar el paso. Si estás preparada, claro. Ha sido una tarde muy larga, y agotadora.

—No, venga. Ahora que llega lo bueno no me dejes colgada.

—Bien, pero para esto tienes que relajarte, estar muy tranquila. Y sobre todo, tienes que confiar en mí.

—¿No he dicho ya que creo?

—Sí que lo has dicho. Pero esto… esto es algo más.

—Estoy aquí, ¿no? No me he ido. Así que suéltalo, ¿vale?

—Ok, vale —aceptó él, con un suspiro—. Para el siguiente paso, debes dejar que te… posea.

—¡Lo sabía! —exclamó ella levantándose de un brinco—. ¡Lo sabía! ¡Toda esta mierda y lo único que buscabas era bajarme las bragas!

—No, espera…

—¿Que espere a qué? —insistió ella, ganando el camino hacia la puerta—. ¿Qué vas a decir ahora?

—¡No me refería a eso! Lo que quería decir es que lo que tengo que poseer es tu cuerpo…

—¡Vaya! ¡Ahora sí que lo has arreglado! Ahí te quedas, ¡que te den!

«¡Espera!»

No fue que Trierne escuchara aquella palabra en su cabeza, más bien sintió la urgente llamada en su interior. Detuvo sus pasos y se volvió.

—¿Qué ha sido eso? —su tono de voz se había suavizado, confundida—. ¿Qué hiciste?

—Nuestro vínculo es más fuerte de lo que pensaba. Sólo… creo que sólo te hice llegar mis emociones. Así como yo noto ahora las tuyas, duda, confusión, rabia, decepción… dentro de mí.

—No lo entiendo, no sé por qué, pero ahora no creo que quieras que nos acostemos.

—Nunca lo quise. Perdóname por no haber sido capaz de explicarme mejor, lo siento.

—Vale, ya está —ella se acercó, un poco—. Pero todavía no sé lo que quieres de mí.

—Cuando dije poseerte, no me refería al sexo. Me refería a meterme en tu cabeza, en tu interior, de la misma manera que ahora ambos sentimos las emociones del otro, dentro.

—Y… con eso… ¿qué pasaría conmigo? ¿Me dolería?

—Si viera que sufres alguna molestia lo pararía. No quiero hacerte daño —afirmó, mirándola a los ojos.

—Lo sé… aunque no sé cómo.

—Cuando te posea…

—¿Y si lo llamas de otra forma? Eso suena muy… raro. Ya sabes.

—Pues… no se me ocurre, ¿alguna sugerencia?

—¿Entrar en fase? Suena guay, muy rollo Star Trek y eso.

—Bien, vale —sonrió—. Pues cuando entre en fase contigo, pasaré a estar dentro de ti y… podría controlar tu cuerpo, como si fuera el mío. Al menos así es, en teoría.

—¿En teoría? Te das cuenta de lo chungo que suena todo eso, ¿no?

—No tienes que hacerlo si no quieres.

—No, vale, venga —se animó Trierne—. Pero si algo va mal…

—Si algo va mal, pararé. Te lo prometo.

—Vale —respiró hondo y exhaló un bufido—. ¿Qué tengo que hacer?


• Sigue leyendo Kyress:   0   1   2   3   4   5   6   7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.