Heraldos de la Tormenta, World of Warcraft

Os presento a Heraldos de la Tormenta

La gran águila sobrevoló los edificios de la ciudadela, directa al campamento.

El sol se escondía ya por el horizonte y el próspero asentamiento iba haciendo, poco a poco, honor a su nombre: Bajaluna.

Esperó a estar casi a ras de suelo para, en un revuelo de plumas, recuperar su auténtica forma, aunque tuvo que corretear unos cuantos pasos para compensar la enorme inercia que había acumulado durante el vertiginoso vuelo. Una maniobra que pudiera haber resultado torpe, hasta cierto punto peligrosa, fue ejecutada con una gracia natural que despertó el asombro de cuantos la contemplaron.

Quizá no el de todos.

Sigue leyendo