Así comienza la historia… (Zahiri y Zihara 1)

No me preguntes por mi nombre, no tiene importancia ninguna.

Sólo soy un pobre viejo a la que la Fortuna quiso sonreír, quizá con sorna o guiñando un ojo, pero en verdad que me siento agradecido por lo que el Destino deseó para mí.

¿Que no soy tan viejo? ¡Que os den por ahí! ¿Estoy a punto de relatar una historia absolutamente fantástica y por lo único que os interesáis es por mi destartalada persona?

Sabed que nunca olvidaré aquel día, con el cielo amenazando con romperse en pedazos de tan negras que eran las nubes y violentos los relámpagos que iluminaban la noche. La tierra temblaba bajo los pies y el viento hacía restallar las ramas de los árboles. ¿Cómo que antes dije que había sido de día, en un tórrido día soleado? Quizá sea cierto, pero de tan furiosa que fue la tormenta nocturna, tan calmo amaneció el día postrero.

Sigue leyendo

Ojos de Jade I. Syntyma. Capítulo 1 (fragmento)

Pero ella había logrado escapar de todo esto. Su única afición, sobrepasando sus deberes y labores en repetidas ocasiones, era la lectura, en cuya ocupación pasaba horas y horas sin deber, o querer, hacer ninguna otra cosa. No obstante, su condición social se lo permitía.

El tema de los libros no trataba sobre antiguos sabios, grandes señores o poderosos magos que se vanagloriaban de su renombre y dejaban sus obras para el deleite propio ante sus lectores, en la exposición pública de su engreída magnificencia.

No. El contenido era bien distinto.

Las páginas estaban llenas del colorido, a veces intenso y crudo, de la acción de la guerra. Una batalla eterna entre las fuerzas del bien contra las fuerzas oscuras. Las tropas de la luz, normalmente representadas por seres de las razas humana, élfica y thogûn, se enfrentaban en situaciones imposibles de minoría e inferioridad a los vastos ejércitos de raigans, demonios, hykars y otras criaturas maléficas; y siempre salían con vida de sus luchas o, incluso, salían victoriosos…

Sigue leyendo

Exilio

Me detuve al dejar de escuchar el leve roce de sus pisadas en la hojarasca.

Khräis había vuelto la cabeza y sus ojos observaban con fijeza lo que dejábamos atrás, vidriosos por la emoción contenida, como si tratasen de grabar aquella imagen a fuego en su memoria.

Quise acercarme, apoyar mi mano en su hombro en un burdo intento de reconfortarla. El compromiso exigía dar aquel paso y la decisión era inamovible; aunque reconocerlo no aliviaba el pesar que envolvía nuestra partida.

No me dio opción. Vi cómo se mordía el labio con rabia y, con toda la determinación que atesoraba en su menudo cuerpo, se arrojó a retomar el camino allí donde lo habíamos dejado.

En silencio, me conformé con seguir sus pasos.

Sin dejar de mirarla.

Cruzada

Sir Rowayn Vallart montaba velozmente a lomos de su soberbio caballo de gran alzada y blanco pelaje, blandiendo en su mano derecha su larga espada sobre la cabeza y protegiendo el frente con el escudo portado en la zurda.

Su impresionante armadura dorada no mostraba mella alguna y brillaba refulgente al incidir sobre ella los rayos solares, concediendo a la estampa del caballero una magnificencia que provocaba admiración en todos aquellos hombres que fijaban su mirada en la figura del jinete.

Sigue leyendo

¿Qué es Ficción?

Ficción es:

– Mito, leyenda, fábula, novela, cuento, microcuento, crónica, poesía, tragedia, comedia, drama, canción, himno, oda, elegía, égloga, sátira, madrigal, epigrama, letrilla, epopeya, épica, romance, bizantina, cortesana, sentimental, pastoril, picaresca, política, histórica, costumbrista, naturalista, psicológica, aventuras, terror, humorística y policíaca, entre otras…

Sólo que los hechos narrados pertenecen a una realidad diferente a la nuestra.