El origen de Dómino (2)

Dolor.

Confusas imágenes vagaban por su mente ofuscada. Figuras bestiales cargaban desdibujadas a través de la densa bruma que enturbiaba sus sentidos. Guturales bramidos resonaban en sus oídos mientras ella forcejeaba tratando de moverse y prepararse para interceptar el ataque.

Pero no era capaz de hallar sus armas por ninguna parte, tampoco una armadura protegía su cuerpo ni la máscara cubría su rostro. Luchó por apartarse, mas garras de pesadilla la sujetaron con fiereza, obligándola a permanecer donde estaba, atrapada en un blando lecho de podredumbre, sólidas telarañas haciendo presa de sus piernas.

Sigue leyendo