Legado de Sombras. El engaño (fragmento)

—No, ¡de verdad! Algo me dice, y me refiero a un sexto sentido, al instinto, no que esté escuchando voces en mi cabeza, eso hace tiempo que no me pasa, y menos mal, me llevaba cada susto que para qué contarte… Pues eso, que tengo la sensación de que no son simples labriegos buscando algo que trasegar, pues sin duda que eso que asoma del cinturón de ese hombre de atrás es la empuñadura de un cuchillo, y lo que ese otro trata, torpemente, de esconder bajo la manga es una porra, y ya, por sí misma, no me gusta la cicatriz del rostro de ese otro, el de la sonrisa a la que le faltan dientes.
—Rid, cállate ya —exhortó Kylan, pendiente del menor de los movimientos de cualquiera de aquellos hombres—. Nos están asaltando.

Sigue leyendo

Ojos de Jade I. Syntyma. Capítulo 23 (fragmento)

El ser apartó la hojarasca que componía lo que parecía ser una capucha y ante Kylan apareció el exquisito rostro de piel oscura y ojos plateados de Airishae.

—Bésame —musitó la hykar.

Kylan, desconcertado, quedó inmóvil y con la boca ligeramente entornada, circunstancia que aprovechó la elfa de la sombra para acercar su rostro al del guerrero y posar sus labios en un ardiente y desbocado beso.

Varias preguntas e inquietudes llegaron a la mente del joven mestizo, mas pronto se difuminaron al abandonarse a las cálidas exigencias de una sensual y voraz Airishae.

Los brazos de la fémina se enredaron como veloces zarcillos rodeando y apresando el torso del semihykar. Sus dedos, largas y ágiles sierpes, jugueteaban suave y pausadamente con su indefensa presa. Su lengua, un hábil depredador que exploraba con deleite y placer la húmeda boca del varón. Unas ávidas caricias que fueron progresivamente ganando en pasión e intimidad cuando superaron la frágil frontera de las vestiduras…

Sigue leyendo